PROVINCIA DE MARAÑÓN

  

Creación

Fue creado como provincia mediante Ley Nº 1595 del 21 de octubre de 1912. El año de 1985, una parte de su territorio se desmembró al crearse la nueva provincia de Huacaybamba.

Luego de la consulta popular del 29 de setiembre de 1989, la provincia de Marañón se integró a la Región Chavín, desligándose de Huánuco, y por Ley Nº 26922, Ley Marco de Descentralización, en 1998, se reintegró.

Mapa de la provincia de Marañón

Distritos

Huacrachuco, Cholón (San Pedro de Chonta) y San Buenaventura.

Distrito de Cholón

Toponimia

La palabra Marañón proviene de maraña, es decir, «espesura de vegetación», «variedad de vegetales» o «laberintoso cauce del río». Según los estudiosos significaría «territorio inmensamente desordenado» o «curso desordenado del río». Tuvieron influencia de los Wanucos y Chachapoyas y se establecieron en Pueblo Viejo.

Distintivo de los Huacrachucos

Capital

 Huacrachuco. Significa «gorro en forma de cuerno». Era una manera muy particular de vestirse para diferenciarse de otros pueblos. En la antigüedad estuvo conformada por los Antas, Paucaricras y otros subgrupos.

Ríos

Marañón, Huacrachuco, Chontayacu, Huamucu, Santa Martha, Magdalena y Yanajanca.  

Platos Típicos

Mote de maíz, trigo y cebada, charqui con cancha y papas, tamales, machca revuelto con manteca, santo caldo, llape de papas con charqui, ensalada de chonta, papa llape con cuy, charqui con cancha, ajiaco de cuy, tacapi con lomo de chancho.

Bebidas y Refrescos

Chicha de maní, chicha de jora en tinaja.

Artesanía

Objetos de cuero repujado, mantas, ponchos, correas de cuero, fajas, bayetas, esteras, hamacas, dardos envenenados, arcos, flechas, cestos, seretas.

Agricultura

Papa, trigo, cebada, maní, maíz caña de azúcar , frutas, pastos naturales.  

Ganadería

Vacuno, ovino y caprino. También abundan las aves de corral.

Centros arqueológicos:

Shampumay ubicado entre los caseríos de  Quillabamba y Huanchay.

 Maquimpirga, ubicado entre Ishpinco y Paracay.

 Uchumarco y Estrella, en Marcopata.

 Ahuilo marca, en Gochachilca

 Torre gollga y Auquinmarca, en Papachirca.

Vestido

Las mujeres usan el sombrero blanco con cinta negra. Llevan flores a ambos lados. La cata es pequeña, generalmente de color verde. La blusa es blanca y larga, en los brazos es más abultado debido a que lleva adornos con ribetes de colores y las mangas parece que tuvieran blondas; así mismo, la pechera es vistosa debido a que están adornados con vivos de colores. El faldellín es de color negro y las polleras son de diversos colores ribeteados en contraste.

Bailes

Huayno, pasacalle, chuscada.

Danzas

Hay mucha similitud con la Región Ancash. Entre las danzas se citan: «wacrasukus», «cholones», «huanquillas», «chontaquiros», «monterillos» «Chunchos»,  «Shacshash», «tacash», «rucu», «danza del cazador».

Fiestas

La fiesta principal es el 30 de agosto en honor de la Virgen Santa Rosa. Año tras año lo hacen pomposamente, iniciando las actividades con la plantación de banderones que son palos elevados  completamente adornados y alrededor de los cuales bailan los fiesteros. En la Víspera y en el Día recorre la imagen de la virgen por la plaza y las principales calles. Para esta ocasión salen la danza de los Moros y Cristianos que es la atracción de propios y extraños. La fiesta se hace más atractiva con la competencia futbolística de la selección huacrachuquina con los elencos deportivos de Tayabamba y también de los pueblos vecinos de Ancash. Com corolario de la fiesta se llevan a cabo las corridas de toros. Finalmente, culmina la fiesta con la Carrera de Cintas, cintas elaboradas artísticamente por las damas huacrachuquinas.

huac

Atractivos Turísticos:

-Las Cuevas de Ucurragra.- Son cuevas como si fueran encantadas. En estos lugares abundan pinturas rupestres y formaciones diversas que la naturaleza parece haberle dado vida, tales como: la cabeza tridimensional,, figuras de puma, chancho, chivo, toro, gato, caballo, la doncella mancornada, las tres horcas, las campanas encantadas, raca rumi y lo que la fantasía puede imaginar.

Cueva de Ucurragra

-Tres Tullpas.- Según la versión del estudioso Merarí  Salazar son los tres testigos mudos e inmortales, en cuya presencia firmaron un acta de paz  temporal los gigantes sedientos de venganza.  Estas Tullpas están ubicadas en  los terrenos limítrofes de La Libertad, Ancash y Huánuco.

Catarata del río Cajapa en Huancaspata.

La laguna de Chinchaycocha

– Las Cuevas de Afilanga y Portichuelo

– El Bosque Humano en Chucaromonte.

Gallo Rumi.- Es una roca solitaria que tiene la figura de un gallo.

– La Cueva de Shanshamarca más conocido como pueblo de brujos.

– La Doncella Kunkash o también la conocen como la Doncella Meona que se distingue con claridad desde el barrio de Santo Domingo del pueblo de Huacrachuco.

– La Doncella Piedra Redonda de Huancaspata

– Cóndor rumi en Ucurragra

– La singular y sugestiva figura de Urwa  Rumi, un peñón de gran altura que se eleva al cielo con la apariencia de un ser humano con el estómago abultado que la leyenda lo identifica, según Merarí Salazar, con uno de los gigantes petrificados por culpa del malvado Tallikuna; pero algún día recobrará su figura humana para vengar y sentenciar al mal en el nevado de Acotambo y ser enterrado para siempre en el Antarpo Marchino, que viene a ser una boca de la tierra sin fin.

Sugestiva figura de Urwa Rumi

También son lugares turísticos.

-Las aguas termomedicinales de Racarragra ubicada en  la quebrada de Ñawinpun, entre los anexos de Asay y Vinchos.

– El Centro arqueológico de Pueblo Viejo.

–  El Frayle.- Como una maldición por el amor  de un sacerdote a una mujer que vivía en el lugar denominado Tranca, curiosamente el frayle quedó perennizado en esta figura. Otros lo llaman Huactachuco. Su amada reposa casi junto a él.

– Cóndor gaga, peñasco ubicado en la comunidad de Sinay.

Mitos y Leyendas

URWA RUMI

Cuentan que en tiempos antiguos vivían como sobrevivientes de la raza de gigantes dos seres sobrenaturales, entre los límites de Huánuco, Áncash y La Libertad.

Estos inmensos y robustos hombres eran tan apacibles y bondadosos que vivían preocupados por buscar la felicidad de sus vecinos.

Un buen día, el demonio de Shanshamarka, tomó el nombre de Tallikuna y se propuso convertir el corazón de estos seres en malvados y odiosos. Para cumplir con su propósito habló por separado con cada uno de ellos y cada vez más les inventaba mentiras, y así, poco a poco los rencores empezaron a crecer. Dando crédito a las palabras del odioso Tallikuna, los gigantes se enemistaron y empezaron una guerra a muerte. Inicialmente la confrontación era sólo entre ellos, después comprometieron a todos los habitantes de las zonas en que vivían. En los enfrentamientos la destrucción era total. Todos morían, sin importarles sean niños o ancianos. La sangre de sus víctimas corrían abriendo surcos y aumentaban el caudal del río Marañón, cuyas aguas ensangrentadas ya no servían para la agricultura, menos para ser bebidos por los animales ni los seres humanos. Las gentes sufrían, lloraban, sin saber qué hacer. Ante tanta desesperación, los curacas de los pueblos de Shampumay y Maquinpirga,  preocupados por su inminente desaparición, prefirieron llamar a ambos guerreros para que se reconciliacen, y así nuevamente volviera la tranquilidad en toda la comarca.

Tallikuna, ante esta idea que podría dar buenos resultados, tramó otras argucias para impedir la reconciliación. Los gigantes, convocados por los curacas, escucharon la voz de estos pueblos, y conscientes del mal que estaban causando, inspirados por  Tallikuna, les prometieron vivir en paz siempre y cuando firmaran un compromiso delante de tres testigos mudos e inmortales. Era tan difícil encontrar a estos tres testigos, sin embargo los curacas de ambos pueblos recorrieron otros pueblos, y después de largos años recibieron la aceptación de los curacas de Huánuco, Ancash y La Libertad.

Ante la alegría de los habitantes de la comarca suspendieron la guerra y firmaron el compromiso de paz; además, fijaron su residencia, uno de ellos en Huancaspata y el otro en Huacrachuco. Para que ninguna mujer fuese la manzana de la discordia, también aceptaron no comprometerse con nadie por el espacio de dos siglos. Si después de la fecha señalada se reiniciaba la guerra deberían hacerlo por su cuenta sin comprometer a los habitantes del lugar. Así firmaron el compromiso delante de los tres testigos inmortales y mudos, más conocidos como las Tres Tullpas o jirkas que representan a Huánuco, Ancash y La Libertad. Sin embargo, cada cierto tiempo surgían las amenazas entre los gigantes, hasta que un día se retaron a un duelo, que consistiría en una carrera de velocidad, y el ganador sería el vencedor definitivo.

Ante la expectativa de las gentes se dio inicio a la gran carrera. Partieron desde el valle hasta las cumbres más altas de Huacrachuco y Huancaspata. A su paso por los valles y las quebradas los gigantes levantaban una inmensa polvareda ya que las rocas se despeñaban desde los cerros, y las gotas de sudores que recorrían sus cuerpos, cual riachuelos alimentaban al río Marañón, cuyas aguas, debido al caudal arrasaron los campos y los pueblos. En medio de un ensordecedor bullicio, cada uno corría a más no poder. El de Huancaspata, ya cerca a la cima, se detuvo por escasos segundos para oxigenarse, momento que aprovechó el de Huacrachuco para coronarse como el vencedor. Emocionado por su triunfo levantó sus brazos, instante en que se convirtió en una inmensa roca mirando al firmamento azul. La misma suerte corrió el gigante de Huanscaspata por haber roto el compromiso ante las terribles Tres Tullpas”.